jueves, 5 de julio de 2012

El lamento de Sísifo

Sísifo, mito griego, condenado a hacer subir una roca por una colina... no está claro el porqué de tal castigo, la versión más extendida habla de "revelar los secretos de los dioses a los hombres" aunque hay otras muchas, sobre todo porque Sísifo no fue en vida un ejemplo de nada

Sin embargo sí ganó la inmortalidad, está condenado a, durante toda la eternidad, empujar dicha roca colina arriba, roca, que cuando ya casi ha alcanzado su destino rueda hacia atrás y obliga de nuevo a empezar la labor... y Sísifo no morirá ni su alma descansará hasta que dicha roca alcance su destino

Todos somos Sísifo

Todos empujamos la roca, a todos nos atropella, nos aplasta, nos hiere, nos deja cicatrices... y nos obliga a empezar de nuevo, más viejos, más sabios...más cansados, más desesperanzados, pero empezamos, una, dos, mil veces, porque no podremos descansar hasta que la roca ocupe su lugar

No, no somos masocas (bueno, alguno habrá que sí), ni gilipollas (de estos hay muchos), ni tenemos un TOC (seguro que también conocemos algún obsesivo del orden)... la roca es nuestro corazón, lo alto de la colina es la felicidad, el descanso del alma es Eri (vaaale, cada uno/a podéis cambiar el nombre de Eri por el que más os convenga)

Si bueno es el amor...
cómo daña tanto?

Porqué?

Recordemos, como ya dije en otra entrada que, en cuestiones sentimentales... con suerte, de todas las historias que viváis, con suerte repito, sólo una os saldrá bien, pero esa una compensará el resto, hará que las magulladuras de la roca no duelan, que los cardenales, los verdugones y los moratones semejen ser condecoraciones, lo daréis todo por bien empleado, porque habréis tomado la colina...y, esa colina olía a...a victoria!

Qué es la victoria?
Existe sólo una victoria?
En esta carrera, Majestad, no hay segundo

Yo soy muy Sísifo... 

Empujo dos rocas, la sentimental y la del Simpático Sr. Leydig, que se ve que es muy vago y se escaquea y me hace empujarla a mi también...

La sentimental me ha atropellado siempre, siempre siempre... y ahora, ahora está en un momento raro, en un equilibrio inestable, indiferente, transmite señales muy diversas... no se qué esperar...salvo empujarla una, dos, mil, cien mil...las veces que sea necesario, hasta el final, mientras un hálito de fuerza me permita moverla...la moveré, aunque me siga atropellando, porque se que estoy atado a esa roca, que es MI roca

La roca del Sr. L sólo la empujo hace 30 meses (more or less) y aún no estoy completamente hecho a ella, pero ya me ha atropellado 3 veces...y parece que no se conforma... pero, ni me preocupa ni me asusta, mi Reino no es de este mundo

Eri...Sjöfn
Este es mi campo de batalla, mi reino, mi camino, mi triunfo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada