jueves, 26 de julio de 2012

Decisiones

Llegados a este punto y a esta altura, no hace falta que os diga que no creo en el determinismo, que no creo en el destino... ni siquiera creo en Billy Wilder!!, la canción dice "just believe in me" pero mejor no sigo por ahí, porque hoy tampoco sería yo demasiado fan de mi mismo (quién me ha visto y quién me ve!!)

Se que he escrito sobre "El hilo rojo del destino" y que lo he citado en alguna ocasión, pero se ve que UGT había convocado una huelga de hilanderas el día que había que atar mi meñique, o vaya usted a saber qué demonios pasó... pero la realidad es que, para mi, no creo.

Creo en las decisiones, el problema es cuando las de los demás condicionan las nuestras, cuando lo que tú decides es también mi decisión...

Pudiste decidir dibujar el mapa de la pasión con tus uñas en mi espalda, pero decidiste convertir tu sonrisa en un mohín, en una caricatura de sí misma y en una cruel broma de ti, de lo que eres...

Pudiste hacer que mi corazón sólo sufriera por ese latido que se pierde justo un instante antes de que determinadas prendas toquen el suelo, que mi respiración sólo se detuviera al descubrir tu piel, al encontrar tus labios, pero decidiste que mi corazón esté parado de larga duración, que cada vez que tomo aliento duela, sea un amargo recordatorio de lo que nunca será...

Pudiste decidir hacerme feliz, dejar que te hiciera feliz, compartir un camino, una lucha, una vida... pero decidiste que los estertores boqueantes de dolor eran mejor camino para ambos

Pudiste decidir ignorar un comentario que no motivabas, que no se refería a ti, pero deciste que era mejor ignorarme a mi, desde entonces, tu contacto conmigo se torna protocolario, funcionarial, de compromiso.. parece que obligado pero no deseado... decidiste ignorar todo lo demás, todo lo que si te referencia, todo lo que inquiero, todo lo que deseo, todo lo cercano, cálido y sentido. 

Ignoraste lo que éramos y lo que podíamos ser, para convertirnos en las pesadillas que nos acosan en soledad

Si fuera a morir mañana, ¿qué me dirías hoy?
¿Me llamarías loco si te contase el plan que ronda mi mente, o simplemente harías como si no lo hubieras oído?
Si pudieras pasar mis últimas 24 horas conmigo... ¿qué harías?, ¿qué querrías hacer?

Y mientras tanto, no pudiendo decidir nada, no creyendo en el destino, no deseando otra cosa...

Sólo me queda pensar en ese lugar...
Ese lugar donde no hay tiempo, donde no hay espacio
Ese lugar donde no hay dolor
Ese lugar donde no hay ayer, ni mañana, y el hoy es una imaginación
Ese lugar al que sólo se va una vez
Ese lugar del que nunca se vuelve.



6 comentarios:

  1. A veces envidio a ciertas mujeres, capaces de olvidar un amor de un dia para otro...Yono puedo olvidar a quién di mi corazón. Si lo hiciera, ¿Qué valor tendrían mis sentimientos...? Quizás sea verdad que ciertas personas, solo tienen como misi´n, pasar por tu vida, enseñarte algo, y después, cumplida esa misión, desaparecer. Es triste, pero esposible que así lo quiera la Diosa...

    ResponderEliminar
  2. Olvidar nunca... superar con más o menos esfuerzo quizá, pero, ya sabes "las cicatrices son la señal de que podemos sobrevivir a nuestra propia estupidez"... y las cicatrices de alma y de corazón son muy explícitas.

    El problema es cuando algo se promete duradero y se torna fugaz, cuando juegas al mus y alguien te dice "Jaque mate"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido??

      Soy:
      Socio fundador
      Presidente de honor vitalicio
      Consejero delegado
      Presidente del Consejo de Administración....

      todo ello yo solito!!

      Eliminar
  3. No sabes cuánto me ha llegado esta entrada... Se me han saltado las lágrimas porque no hace mucho he vivido algo muy parecido.

    Llevo mucho tiempo desconectada porque estoy trabajando mucho, muchísimo y no tengo tiempo de nada, pero he echado un vistazo rápido y veo que cierras el blog. Te digo que es una pena, pero es cierto que la decisión es tuya y que, cuando ha completado su ciclo, es mejor pasar a otra cosa.

    Tienes mi email y me encantaría hablar contigo... si te apetece, escríbeme

    Un beso... empapado en lágrimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mer(tesacker)

      No es que lo cierre, es que lo abandono, aquí quedará, pero no crecerá...

      Siento tu historia, pero ya sabes... es fácil identificarse con las desgracias ajenas, porque todos, en mayor o menor medida, antes o después vivimos situaciones similares...

      Eliminar