sábado, 14 de agosto de 2010

Logical Song

Cuando era joven,
La vida me parecía maravillosa,
Un milagro, era hermosa, mágica
Y todos los pájaros en los árboles
Cantaban tan felizmente



Logical song… detrás vienen las trampas lógicas, el querer hacerte trampas al solitario con tal de no admitir algunas “verdades del barquero” que te están royendo las entrañas del mismo modo que el dolor muerde el corazón del legionario.


Quieres buscar culpables… y ni siquiera Murphy lo es, eres el único responsable de engañarte a ti mismo, porque, hermano… no te ha dejado de querer, simplemente nunca te quiso, o acaso, tú, prócer del racionalismo, “primum inter pares” del sentido común y la lógica serías capaz de negar lo evidente?, se quiere o no se quiere, se ama o no se ama… y, como de antiguo es sabido, solo podemos odiar a quien hemos amado y solo podemos amar a quien hemos odiado, se trata de sentimientos extremados, pero, acaso en tres días, puedes pasar de confesar tu felicidad, jurar tu amor eterno y proclamar a los cuatro vientos que esa persona que duerme junto a ti es quien te completa, puedes pasar, de eso, a no querer saber absolutamente nada de esa persona, a estar muerta para ti?. Puedo entender que ante ciertas traiciones se aviven rencores, que el fuego de mil millones de soles sea insuficiente para generar el calor necesario para forjar la espada de la venganza… pero, la indiferencia no es una opción... si es que tus sentimientos fueron alguna vez sinceros


Te quiero pero no te amo, te amo pero no estoy enamorada de ti… el sentido a estas expresiones para mi sólo se puede buscar en manuales sofistas, en tratados de lógica espúrea… en resumen, si alguna vez te quiso, por su comportamiento y sus actos la conocerás…


Siempre te dijo que era consciente, que sentía que la querías, que se notaba, que se sentía amada, que no albergaba dudas sobre eso, ni sobre tu fidelidad o lealtad… peeeero, hete aquí que esto ni basta ni es importante, lo importante es que, usando sus palabras, la “quieras mejor”… nunca te he querido mal cariño, en la vida te deseé ni te desearé mal… ¡ah!, que querer mejor es ser como tú quieres que sea, pero eso… en qué lugar nos deja a mí, a mi personalidad y… ¿qué dice de ti?, ¿acaso te has pasado media vida buscando al hombre perfecto y ahora pretendes pasar la otra media cambiándolo?

El Dr. House, cínico y brutalmente sincero y directo afirma que todo el mundo miente, que todos ocultan algo, que en el panteón de los santos más santos entre los santos se pueden encontrar las mismas miserias morales que en cualesquiera otras muestras estadísticas de la raza humana… ¿es eso cierto?, ¿la mirada limpia, inocente, tierna y traviesa que me enamoró escondía algo?, ¿habría dobleces en su personalidad?... no voy a decir que fuera mala, ni malintencionada, porque eso más que hablar de ella habla de mi capacidad para juzgar a las personas, para valorar, de mi capacidad de abstracción para juzgar fríamente y sin dejarme llevar por los sentimientos… pero no, no cambió


Desengañémonos todos, la gente no cambia, nadie cambia, nunca cambia ni cambiará… una relación es como un acuerdo comercial, si quieres vender algo ensalzas ciertas virtudes del producto y escondes ciertos defectos tratas de hacer un adecuado análisis de las necesidades de la otra parte y presentas como beneficios y solución a esas necesidades las características (personalidad) del producto a “colocar”… pero el tiempo es el juez más cruel que existe, es el único juez que nunca se equivoca y que siempre acaba sacando a la luz toda la verdad…


Existe el comportamiento y existe la naturaleza, el comportamiento se puede adecuar, se puede educar y se puede disimular… incluso se puede cambiar, pero no la naturaleza de una persona, por arrojar un poco de luz sobre este aspecto, no es lo mismo portarse de forma violenta (hecho eventual y aislado) que SER violento (hecho intrínseco y permanente). Una persona pacífica se puede comportar puntualmente de forma violenta y una persona violenta se puede comportar en determinadas ocasiones de forma pacífica, pero eso no convierte a un ángel en un demonio ni a un diablo en un santo… y estas son las cosas que trae la convivencia, dicen que la convivencia desgasta, que la gente cambia con la convivencia… FALSO, simplemente llega un momento en que la naturaleza sale a la superficie en una suerte de macabra adapatación del famoso aforismo:


“Puedes engañar a uno todo el tiempo
Puedes engañar a todos un tiempo
Pero no puedes engañar a todos todo el tiempo”


Así es la naturaleza, así es la personalidad, si soy desordenado, pero por respeto a mi pareja, por facilitar la convivencia y tener la fiesta en paz me comporto de forma ordenada, estoy engañando a mi naturaleza (uno) todo el tiempo… pero si mi pareja no está, seré desordenado (y procuraré que cuando vuelva las cosas aparezcan adecuada y mágicamente en su sitio)… los problemas vienen cuando uno de los dos integrantes de la pareja confunde naturaleza y comportamiento y no respeta al otro al extremo de tratar de adecuar su comportamiento y se escuda siempre en su naturaleza


Querer a alguien no es cambiar por él, no es querer cambiarlo, es que no te importe… si me quieres no me tratarás de cambiar, ni yo cambiaré por ti… pero me comportaré del modo necesario para que AMBOS seamos felices, por eso uno no es la mitad de dos y dos sí son las mitades de uno… ahí está nuestro alma, y nadie, bueno, malo o una combinación de ambos puede escapar a los designios de su alma, porque, el alma, es eso que tira nosotros es todas las direcciones y, al mismo tiempo, nos mantiene unidos.



Pero luego me mandaron fuera
Para aprender a ser sensato,
Lógico, responsable, práctico
Me enseñaron un mundo
Donde podía mostrarme digno de confianza,
Clínico, intelectual, cínico



HAY MOMENTOS CUANDO TODO EL MUNDO DUERME EN QUE LAS PREGUNTAS SE VUELVEN DEMASIADO PROFUNDAS PARA UN HOMBRE TAN SENCILLO COMO YO


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada